La iniciativa contempló una evaluación en terreno para estimar las pérdidas en cinco caletas: Duao y Maguellines (Región del Maule), Peñuelas (Región de Coquimbo), y Punta Lavapié y Rumena (Región del Biobío).