Desarrollada por SMIR en Noruega, usa agua de mar a baja presión para el tratamiento del cáligus, con rendimientos promedio que superan el 90% de efectividad según la compañía.

Leer Más