En Chile, las algas pardas se exportan sin ningún valor agregado, siendo sus principales destinos los mercados de China y Japón.