Recientes estudios estiman que cada año llegan entre 5 y 15 millones de toneladas de plástico a los océanos.