Más que un medio para mantener refrigerados el pescado y los mariscos, el hielo puede reducir los costos de transporte, crear una vitrina más atractiva en la tienda y conservar mejor sus productos.