Según el estudio, esta zona actuaría como un sumidero de pesticidas organoclorados en la Patagonia Norte de Chile.