Sistemas de generación eléctrica a gas licuado permitirán mayor ahorro de combustible y disminuir los riesgos de contaminación.