IFOP lo validó con una abundancia larval histórica en el Estuario Reloncaví.