Un grupo de investigadores chilenos publicaron recientemente un estudio en donde evaluaron el uso de flagelina (rFLA) y el dominio D1 de la misma proteína (rND1) de Vibrio anguillarum como adyuvante para una vacuna comercial contra Piscirickettsia salmonis.