A través de biomarcadores, equipo multidisciplinario de científicos logró recopilar datos paleoceanográficos del Estrecho de Bransfield, una de las zonas antárticas más afectada por el cambio climático.