La iniciativa legal cuenta con el apoyo transversal de distintos sectores políticos, del gobierno y nace de una propuesta de las organizaciones Oceana y Plastic Oceans Chile.