Los investigadores afirman que podría utilizarse también para controlar otros contaminantes en entornos acuáticos difíciles.