La investigación consideró dos puntos estratégicos ubicados en la Antártica para realizar análisis y evaluar su condición y comportamiento.