El programa busca disminuir en un 30% la huella ambiental del salmón cultivado al 2030