Se trata de la tercera temporada consecutiva de salmón del Pacífico (coho) sin haber utilizado antibióticos durante el cultivo de esta especie.