El animal se encontraba enredado en huiros, impidiéndole nadar. El funcionario de Sernapesca en conjunto con personal de la Armada, después de un arduo trabajo y desde pequeñas embarcaciones, lograron liberar al cetáceo. Una vez que le quitaron las algas, lo guiaron por aproximadamente una hora a una zona de la bahía más segura.