La reducción drástica de los plásticos innecesarios es crucial para enfrentar la crisis global de contaminación, según el PNUMA de la ONU.