Se detectó en el animal el síndrome de boyantes, pérdida de la capacidad de hundirse en el mar por acumulación de gases en la cavidad celómica.