Estudio reveló que los piojos de mar recuperados de peces inmunizados sufrieron una alteración en la expresión de genes involucrados en procesos reproductivos, como vitelogenina.