Cargill ha establecido un rumbo para proteger los océanos, un ecosistema vital donde la compañía ayuda a cultivar y transportar alimentos por todo el mundo. La última iniciativa de sustentabilidad de Cargill, , ayudará a los acuicultores a cultivar productos del mar más sostenibles con menos impacto ambiental.