El laboratorio científico chileno Phage Lab creó una solución mejorada de fagoterapia que podría reducir el uso de antibióticos en la industria acuícola.