Por una parte, el equipo del LPPA logró probar que es posible la domesticación de la especie en condiciones de cautiverio, llegando a mantener Lisas que sobrevivieron por más de un año en los estanques del Laboratorio. Por otra parte, los expertos desarrollaron el prototipo de uno de los productos de mayor valor comercial de este recurso: la botarga de Lisa.