Las microalgas productoras de toxinas son parte del fitoplancton marino y por tanto, la única forma de detectar su presencia y prevenir intoxicaciones son los monitoreos regulares y las vedas cautelares