Cuatro intensas jornadas de capacitación vivió un grupo de más de 100 mujeres pescadoras artesanales pertenecientes a caletas del Maule y Ñuble, como Duao, Llico y Cobquecura.