La Armada ha mantenido el despliegue de unidades navales, con el fin de determinar posibles derrames de hidrocarburos y contaminantes.