Uno de las problemáticas de la pandemia ha sido el cierre de restaurantes y centros gastronómicos liderados por pescadores y pescadoras, muchos de ellos sin funcionamiento desde hace más de un año.