Más de sesenta lobos marinos fueron encontrados muertos en la playa Lobería de Carahue, en la provincia de Cautín, región de La Araucanía.