Autoridades mantienen una constante fiscalización a todos los centros de cultivos operativos, con el objetivo de  resguardar que se cumpla la normativa vigente.