Chile, figurando en el tercer lugar del Índice de Restricción del Comercio de Servicios (STRI) de la OCDE, es uno de los miembros que menos barrera pone al comercio internacional de Servicios.