El estudio abordó los productos de origen acuático como parte de un sistema alimentario integrado y examinó su oferta, demanda y comercio.