Salmonicultoras buscan impedir que Greenpeace acceda a documentación que a su juicio no tiene el carácter de pública.