La mortalidad ha sido tratada mediante sistemas de ensilajes y retirada desde los centros de cultivo en condiciones óptimas.