Con una variada oferta de productos, desde algas hasta moluscos y crustáceos, pasando por pescados como jurel, merluza austral y salmón, los exportadores chilenos tuvieron dos intensas semanas de negociaciones con sus pares extranjeros.