A mediados del 2020 llegaron a Chile los primeros equipos Hydrolicer, los cuales se encuentran en su última etapa de montaje en un buque de la compañía Servicios Marítimos Altamar.