Lunes
18/12/2017
Chile apuesta por la acuicultura a mar abierto como alternativa
El país destaca por sus cultivos marinos en fiordos y aguas protegidas, pero el desarrollo de nuevas técnicas permite crear granjas marinas menos contaminantes y más eficientes (El Mercurio).
04/10/2017


3289 veces leida   BoletinSuscripción Boletín  Enviar NotaImprimir    



Chile apuesta por la acuicultura a mar abierto como alternativa

La acuicultura a mar abierto u oceánica irrumpe como el principal competidor de la de tipo costero, en la que Chile ha tenido ventajas comparativas durante un largo tiempo gracias a sus fiordos y aguas protegidas.

Pese a que la mayoría de los desarrollos de este tipo todavía están a escala experimental, al país no le conviene quedarse sentado esperando que tal tecnología se consolide, porque una vez operativa la competencia será fuerte. "Nuestra ventaja comparativa se esfumará. Para países como Japón o Estados Unidos, producir peces de cultivo les resultará más barato que traerlos de Chile porque estarán más cerca de sus mercados", advierte Marcela Angulo, gerente de capacidades tecnológicas de Corfo.

Como una forma de adelantarse a ese escenario y en el marco del programa de pesca y acuicultura, Corfo puso en marcha un plan que busca crear un consorcio para el desarrollo de la acuicultura oceánica en Chile, tanto a nivel de granjas marinas, como de proveedor tecnológico. El organismo cofinanciará hasta 60% del costo total del programa al grupo que se lo adjudique. Las postulaciones cierran el jueves 12 de este mes.

Según Angulo, Chile ha generado un conocimiento tecnológico a partir de la salmonicultura que ahora se puede aplicar en la acuicultura oceánica. El objetivo no es solo desarrollar equipos para uso local, sino también para exportación.

"La idea es que sea un consorcio de investigación, desarrollo e innovación, porque no es que vaya a haber acuicultura oceánica luego, sino que nos vamos a demorar siete a 10 años", estima Angulo. Primero habrá que preparar las condiciones, desarrollar los prototipos y adaptar la tecnología a las condiciones locales.

A nivel internacional, diferentes grupos están haciendo pruebas. Es el caso de la empresa InnovaSea, que está probando sus sistemas con clientes que cultivan peces en el Golfo de México, Hawái y Panamá. "Fuimos los primeros en desarrollar jaulas a mar abierto y de tipo submarino", destaca Langley Gace, presidente de la compañía, quien estuvo en Chile hace unas semanas participando en un seminario organizado por Fraunhofer Chile Research.

La diferencia con la acuicultura tradicional, dice, es que trabajan bajo el agua; es decir, debajo del impacto de las olas. Para cosechar emplean una especie de red jaula con alimento. El pez es atraído hacia ella y la jaula se levanta. Para la vigilancia emplean cámaras de video especiales. "El sistema todavía no es automático, pero las inmersiones son mínimas", explica Gace. "Quienes trabajan en ellas descienden un día determinado y regresan. No se necesita que nadie las cuide de noche".



NOTICIAS RELACIONADAS