A pesar de sus más de cuatro mil kilómetros de costa, en Chile la carne sigue siendo la protagonista en la mesa.