La mitilicultura exporta más de 17 mil toneladas de sus productos a Rusia, convirtiendo a este país en el principal comprador, lo que genera un escenario incierto.