El salmón del Atlántico (Salmo salar) y la trucha arco iris (Oncorhynchus mykiss) son dos de las especies de salmónidos más susceptibles a la infestación de piojos de mar.