Durante los últimos años se ha puesto el foco en los bacteriófagos como una potencial herramienta antimicrobiana, motivado por el aumento de las bacterias resistentes a los antibióticos.