A diferencia de los años anteriores, el protagonista de las conversaciones y paneles fue la realidad de producir post-smolts de salmón Atlántico en sistemas cerrados en nuestro país.