Según la FAO, para el 2050 se estima que la producción de alimentos deberá incrementarse 50% a nivel mundial y 70% en países en desarrollo.